El arraigo domiciliario, así le han llamado ahora a las medidas implementadas por el Subsecretario de Salud del Gobierno de México Hugo López Gatell en donde se les obliga a los ciudadanos a no salir de sus casas con el lema “No Salgas de tu casa” por la emergencia sanitaria ante el Covid-19 el Coronavirus.

Acabando con todo Derecho Humano Principalmente el de la libertad tanto el Gobierno federal como los gobiernos estatales, en este último caso el del Gobernador Javier Corral, presionado no solo por López Gatell sino por organismos internacionales imponiendo medidas para muchos crimínales.

Una de las obligaciones es que la población permanezca más de 30 días en sus casas, en otras palabras es un arraigo en tu casa es prision domiciliaria a través de la fuerza pública y peor aún a través del miedo, el miedo a contagiarse del Covid-19, el miedo a morir.

Dichas medidas incluyen el cierre de negocios como restaurantes, salones de eventos, bodas, casinos, fondas, cines, parques, alamedas es decir todo convivió social y el sustento de millones de familias mexicanas.

Además con el programa en este caso de la Secretaría de Salud federal “Su Sana Distancia” obligan al ciudadano a no saludar, abrazar a no tener contacto físico con ningún otro ser humano ya sea padres, madres, hijos, hermanos, amigos etc. ni siquiera en el lecho de su muerte.

“Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana;

Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias”, dice en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Luego está la parte económica: más de la mitad de los mexicanos se encuentran en pobreza y alrededor de 20 a 30 millones están en pobreza extrema, es decir, es la población que vive con menos de 2 dólares al día, por lo general viven del auto consumo, muchos en el campo y buena parte son comunidades indígenas.

“Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales

  • Derecho a la salud. … 
  • Derecho a una vivienda adecuada. … 
  • Derecho a la educación. … 
  • Derecho al agua. … 
  • Derecho a una alimentación adecuada. … 
  • Derecho al trabajo”.

Por lo tanto pedirle a esta parte de la población que “Se quede en su casa” no solo es ignorancia absoluta sino una medida criminal la población en pobreza no puede darse el lujo de no salir a trabajar precisamente porque viven al día.

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”. Miguel de Cervantes

Por Chihuahua Es