A lo largo de tu vida encontrarás personas fascinantes -y otras no tanto-. Algunos compartirán tus bromas y pocos tus sueños e ilusiones. Espera a la persona que te impulse a lograr tus metas, que sueñe con viajar contigo y que vea en ti las cualidades y las cosas no tan buenas que puedes ofrecer. 

Espera a alguien que tenga las mismas expectativas que tú, por que te ayudará a cumplirlas. Alguien que te impulse y te de aliento cuando más lo necesites…que sea tu mayor fan y tu mejor crítico.  Alguien con quien puedas tomar un avión o un camión a un lugar nuevo e interesante…que te diga “¡Vamos!”.   

Espera a alguien con quien hacer tonterías, que no se avergüence de ellas. Alguien que sea espontáneo y que baile contigo al escuchar la canción favorita y conozca tu mejor ángulo para las fotos de Instagram que tanto te gustan. Espera por alguien que se una a tus aventuras y sea guiarte y también escuchar. 

La vida es un viaje y es mejor hacerlo con la persona correcta. Espera por una persona que no menosprecie tus sueños o te haga sentir raro, sino que abrace todo lo que tu amas y te comparta un nuevo mundo con sus ideas e ilusiones.

Y mientras llega -por que ten por seguro que así será- diviértete, sal, conoce tantas personas, lugares, comidas y bebidas puedas. Celebra cada instante por que de eso se trata despertar a un día nuevo, encontrarle sentido y dormir con la satisfacción de haberlo disfrutado. Por que lo más importante ahora eres tú y quizá no lo sepas, pero disfrutarte es un buen camino para encontrar a la persona adecuada con quien iniciar el mejor viaje de tu vida.