Estos pequeños creen que su única diferencia es su corte de cabello, y sin dudas tienen mucha razón. Jax y Raddy nos dejaron un gran ejemplo de lo que pasa al juntar a dos personas y dejar atrás todos los prejuicios del ser humano.

Los inocentes niños tuvieron una ingeniosa idea para demostrarle al mundo que los seres humanos somos todos iguales, estamos hechos de sueños e ilusiones, miedos, hambre, sed, afecto y amor.

Todo comenzó por un corte de cabello

Jax tiene cinco años, y un día su madre Lydia Stith Rosebush, tuvo una charla con el pequeño sobre lo necesario que era cortar su cabello. El niño estuvo de acuerdo pero con la condición de hacerse el mismo corte de cabello que su mejor amigo Reddy, quien lleva siempre el pelo corto.

A la madre de Jax le encantó la idea ya que se verían idénticos. Al otro día el pequeño se cortó el pelo igual que su mejor amigo y al juntarse se veían idénticos, su primera reacción fue reírse a carcajadas y abrazarse.

Notaron que no había diferencia del uno al otro, lo cual dejó un gran mensaje para la sociedad.