Son pocas las personas que pueden conseguir todo a costa de dinero. Pese a ser vital, no te garantiza la felicidad, pero puede acercarte a ella. Estas privilegiadas personas representan el 10% de la poblaciónmundial, el 90% restante no llega a igualar las exorbitantes cifras que manejan los millonarios. Maldita pobreza.

Cecil Chao Sze-tsung es un multimillonario hongkonés dueño de Cheuk Nang Holdding Ltd. Es recordado por haber dicho que se acostó con 10.000 mujeres, y según propias declaraciones, solo tuvo hijos en tres de sus relaciones; entre la que figura la actriz Kelly Yao, madre de Gigi, precisamente, es entorno a Gigi Chao y su padre que gira la siguiente historia.

Cecil Chao ofreció 65 millones de dólares al hombre que aceptara casarse con su hija Gigi que actualmente tiene 35 años y de quien se sabía, hasta ese momento, estaba soltera. Su madura hija le respondió que no tenía apuro en encontrar a un hombre, es más, confesó su atracción por las mujeres, orientación que su padre no aceptaba.

Para Cecil su hija continuaba soltera, a pesar que ella ya salía con una mujer llamada Sean Eav. Ante la intolerancia de su papá, Gigi declaró a The Times: “Ya que mi padre piensa que es tan fácil cambiar mi orientación, debo dejar que lo demuestre. Me casaré con un hombre cuando él lo haga”.

En otra carta publicada por South China Morning Post, Gigi escribe, “debo haberte confundido si esperas que haya otras opciones para mí, sé que es difícil para ti comprender cómo me siento atraída por una mujer románticamente; supongo que tampoco puedo explicarlo. Simplemente sucede, con calma y suavidad, y después de tantos años, todavía nos amamos mucho. Ahora, no te estoy pidiendo que seas el mejor de los amigos; sin embargo, significaría un mundo para mí si pudieras no estar tan aterrorizado de mi compañera Sean Eav, y tratarla como un ser humano normal y digno”.

Gigi y Sean se casaron en París en el 2012, pero lo mantuvieron en reserva hasta que se enteró de lo que estaba haciendo su padre. Cecil estaba ofreciendo 180 millones de dólares a cualquier hombre que aceptara casarse con su hija, y como era de esperar, los pretendientes empezaron a llegar de todos lados del mundo.

El multimillonario dijo, “se presentaron veteranos de guerra de Estados Unidos, alguien de Etiopía, de Estambul, Sudamérica, Portugal, realmente de todo el mundo”, además agregó: “un pretendiente americano dijo que estaba interesado en la oferta, soy una persona masculina, pero a veces también he estado con otros hombres”.

Gigi Chao era directora ejecutiva de la compañía de desarrollo de propiedades de su padre y fundadora de Faith in Love Foundation, volvió a escribir sobre su padre y dijo: “Entiendo que él me ama, simplemente que tiene la mente cerrada porque es de otro tiempo, y es muy difícil para él entender la situación de la sociedad LGTB. En la oficina es como siempre, y en las reuniones familiares nos abrazamos y bailamos. Ambos estamos en desacuerdo con lo que es el matrimonio y la familia”.

Su hija dijo que desde el anuncio que publicó su padre, había estado recibiendo extrañas llamadas telefónicas de personas desconocidas.