No entiendo cómo pudo haber almas que creyeron emotivo el acto de cantar desde sus ventanas de su departamento de súper lujo, al segundo día de su cuarentena.

Entonando la canción “cielito lindo” inadmisible pensar que fue un acto de unión cuando lo único que ha puesto en evidencia es que una vez más, México se destaca por su clasismo, su inconsciencia y su falsa mexicanidad de blancos.

Al ver tal video me pareció un acto obsceno en el que efectivamente son esos cuantos, los que pueden alarmarse por un virus del mal que pudiese atacar sus finas y delicadas vías respiratorias. Pero acaso ¿saben cuántas muertes por hambre existen en el país? ¿Cuántos niños y niñas tienen que trabajar para tener qué comer? ¿Cuántas personas mueren por pobres, por no tener el dinero para un tratamiento?

Y no, no es culpa de que no haya medicamentos en el Seguro Social pues no todos tenemos ese beneficio ya que es otro de los tantos abusos laborales que hemos permitido. Muchos estamos empleados, pero sin seguro porque así es y ya.