La historia de Oso (Bear en Inglés) inicia con él siendo abandonado cuando era un cachorro y con un trastorno obsesivo compulsivo que ha sido canalizado en su nueva labor como rescatista.

El animal está entrenado para encontrar tanto koalas como quolls, otro pequeño marsupial australiano, en medio de los incendios forestales que azotan la región.

El perro ha rescatado decenas de aquellos animales, a pesar de estar acostumbrado a salvarlos en situaciones más tranquilas.

Más de 6 millones de hectáreas de bosque arrasadas por los incendios en Australia son razón para que muchas personas estén preocupadas por la vida de animales tradicionales de ese país, como los koalas y canguros.

Las llamas en ese país de Oceanía comenzaron en el 2019, el primer año que la organización IFAW se involucró con incendios forestales. Pero con la ayuda de ‘Oso’, protegido con medias rojas, se ha hecho un poco más fácil.

Más de 20 personas murieron y unas 1500 viviendas fueron destruidas como consecuencia de los incendios que azotan desde septiembre a Australia y las autoridades continúan evaluando los daños de la “catastrófica” situación en ese país.