Algunos analistas sostienen que AMLO está apoyando especialmente a su base electoral de cara a los comicios intermedios de 2021, en los que serán electos 13 gobernadores de estado, diputados y autoridades locales, entre otros.

Sin embargo, alegan que la jugada podría salir mal si el brote del coronavirus es severo y si la economía se deteriora gravemente, lo que podría llevar al presidente a una crisis de credibilidad.

“No veo que lo que esté haciendo actualmente vaya a ser eficaz con miras a la elección de 2021, seguramente la intención de él es mantener una base electoral (…) pero si tenemos problemas extremos por la pandemia, esa misma base puede ir minando”, dijo Federico Berrueto, de la firma local Gabinete de Comunicación Estratégica.

El mandatario, quien ganó por mayoría las elecciones del 2018 tras capitalizar el hartazgo de los mexicanos ante la extendida corrupción y la violencia, ha asegurado que México saldrá airoso de la crisis y que la depreciación del peso, del 24% en lo que va del año, la caída de la bolsa y de los precios del crudo se enmarcan dentro del panorama mundial.

“Pronto, muy pronto va a ser el día de los abrazos y de los besos en todas las plazas públicas, nos vamos a abrazar, porque vamos a superar esta crisis del coronavirus y la crisis económica y la crisis de bienestar social”, afirmó el martes.

(Editado por Diego Oré)