“Si no lo haces, no te reeliges” le dijo un empresario a Carlos Tena hace unos meses en una reunión… no esperaba su respuesta:

“De todos modos tú no me quieres aquí, no fueron ustedes quienes me pusieron, fue la gente”

Ningún alcalde les había respondido así antes, “al tú por tú” a los dueños del pueblo.

Desde esa reunión, la relación fue tensa, ríspida y agria entre algunos de los empresarios más acaudalados y la administración municipal de Tena.

En las charlas de café de Cuauhtémoc mucho se comenta y me atrevo a generalizar, que todo mundo desea la completa recuperación de la saludde Carlos Tena; no obstante, no todos anhelan su regreso.

Por el contrario, hay quienes quieren aprovechar para que Héctor Barraza también salga, pues no será hasta que deje la Secretaría del Ayuntamiento que puedan tratar de gestionar un borrón y cuenta nueva, ya que hasta ahora ven en Eti, la continuidad de Carlos Tena.

Romeo Morales, el alcalde interino dejó muy claro desde el inicio que Tena es su amigo, que lo acompañó en todo momento durante su gestión y que desea y espera su regreso, pero mientras eso sucede, él tomará las acciones que considere prudentes, necesarias y correctas, imprimmiendo en ello un estilo completamente opuesto al de Carlos Tena, pues al hablar del anesteciólogo la primera palabra que se expresa es “conciliador” mientras que al hablar de Tena Nevárez, quizá sería la última.

A “Eti” lo están señalando de ser el responsable de un proceso falto de transparencia en la concesión del relleno sanitario y de ahí algunas asociaciones civiles (conformadas algunas por los más encumbrados empresarios de Cuauhtémoc) piden su cabeza.

¿Qué es lo que esos empresarios querían que Carlos Tena hiciera? ¿Creen que si Eti Barraza se va, podrán concretarlo?

Finalmente la decisión de permanencia del secretario recae única y exclusivamente en el alcalde en funciones Romeo Morales, a quien Barraza desde su llegada, puso la renuncia sobre la mesa, por si así el médico lo requiriera.  

Por lo pronto el secretario del Ayuntamiento de Cuauhtémoc ya tiene los ojos más centrados en la capital, donde las encuestas para alcalde le hicieron cosquillitas, pues dicen que los capitalinos lo recuerdan muy bien tras su gestión social desde la sindicatura que ocupó en la administración de Javier Garfio y aunque ocupa un cargo en el gabinete de Cuauhtémoc, convenientemente nunca cambió su residencia y diariamente iba y venía. ¿Será que le conviene más regresarse a Chihuahua? El tiempo lo dirá.

Adriana Ruiz. Decires y Haceres.