EL ASESINO DE VILLA.

El 20 de julio de 1923 el general Francisco Villa fue asesinado en una emboscada tendida en la ciudad de Parral, Chihuahua, por un grupo de enemigos personales.

Jesús Salas Barraza se confeso como el autor material del atentado, la confesión fue echa para limpiar el nombre de funcionarios del gobierno federal, a los que algunas personas querían implicar en el asesinato.

El fuero de Salas Barraza como diputado por el Estado de Durango lo protegía de ser arrestado, finalmente por la presión de la opinión publica fue encarcelado el 30 de agosto de 1923, condenado a 20 años de prisión.

Tan sólo 8 meses después salio libre con la ayuda del general Joaquin Amaro, para entonces secretario de guerra en el gobierno de Álvaro Obregón, ambos sospechosos de ser los autores intelectuales del asesinato de Villa, junto con Plutarco Elias Calles.

En 1926 Salas Barraza participó en los primeros Juegos Centroamericanos y del Caribe, realizados en México, en la competencia de tiro por supuesto.
Jesús Salas Barraza murió en 1956.

Por Jorge Cabrera Vargas.