Francisco Villa sabia de lo importante que era dar educaciòn a los niños. En la hacienda de Canutillo abrió una escuela primaria a la que puso por nombre Felipe Àngeles.


La escuela tenia cupo para 250 niños, las clases estaban a cargo de cinco profesores: Alfonso de Gortari, Varela, Ojeda, Illarramendi y Rodolfo Rodríguez. El director era el profesor Jesús Coello Avendaño.


La escuela daba clases a los niños en un turno matutino y contaba con turno nocturno para dar clases a los adultos que desearan asistir.

Los maestros ganaban entre 10 y 12 pesos diarios, cada uno tenia su vivienda, ademas de servicio de lavandería y todo lo necesario para su estancia en la hacienda y el buen desempeño de sus labores. Los maestros podían ir a comer con Villa cuando quisieran.


En temporada de vacaciones, Villa, les daba algo extra para sus gastos. Tiempo después consigio un aumento de dos pesos para los maestros y de ocho pesos para el director, sueldo que era pagado por el gobierno federal.


La escuela de Canutillo era dirigida con total libertad por el director Avendaño, Villa únicamente se sentaba afuera de las aulas para observar las clases, las que mas le gustaban eran las de canto y las de gimnasia.

Por: Jorge Cabrera Vargas