11 DÍAS EN MONTERREY.


El 13 de marzo de 1915, Francisco Villa arribó a la ciudad de Monterrey, llegó con los Dorados a la estación del ferrocarril la Unión. El propósito del viaje fue recaudar un millón de pesos de la cámara de comercio de Monterrey.


Fue recibido por el gobernador Raúl Madero, quién había sido impuesto por Felipe Ángeles en enero.

En una comida ofrecida por Raúl Madero, Villa bailó con una joven de 17 años y se la quería robar, al platicarle sus planes a una persona sentada junto a él, supo que la joven era prima hermana de Raúl.

“casi todas las muchachas casaderas de Monterrey son primas de Raúl hay al menos 300 parientes de los Madero en Monterrey”.

Al enterarse de la situación, desistió de su propósito. Finalmente, Villa, no consiguió el millón de pesos que buscaba, ni con la promesa de fusilar a los comerciantes regiomontanos, únicamente pudo llevarse 280, 000 pesos, reunidos a duras penas en esos once días.


Posteriormente, de Monterrey, partió rumbo a Celaya dispuesto a preparar la batalla contra las fuerzas de Álvaro Obregón.

Jorge Cabrera Vargas.