Por años los españoles controlaron por medio de los famosos presidios sus territorios y para llevar una vida en paz con la nación apache, pactaban con estos , dándoles territorios, ganado vacuno y caballar así como granos, para la década de 1830, después que los españoles salieran de Mexico y ya con un gobierno consolidado, en Chihuahua se recrudece la guerra apache, llegando a ser extremamente cruenta, y en la cual suceden dos hechos muy singulares:

“Chihuahua entró en zozobra al generalizarse la rebelión de los apaches y reanudar sus correrías con una crueldad peor que en los tiempos del comandante Rangel, que había logrado sosegarlas, dándoles raciones para que estuvieran quietos. La situación de la guerra contra los apaches tuvo momentos muy críticos cuando éstos aparecieron en las goteras de la ciudad, llegando su audacia al grado de robarse el ganado de Nombre de Dios. Con franca desesperación los habitantes de la ciudad consideraban el problema de vida o de muerte, en vista de que eran inútiles las súplicas de ayuda que se pedían a México. El periódico chihuahuense: El Fanal, en su número 11 del 30 de diciembre de 1834, dice:

“Tal conducta ajena de un gobierno paternal engendra en los súbditos un descontento proporcional a aquel desvío, sin dejar por eso de tributarle respetos, así acontece en Chihuahua. Acata al Gobierno de la Unión, empero no están obligados a aniquilarse por llegar a este término y así es que, por conservarse romperá los vínculos que lo ligan al resto de la Federación y uniéndose a los Estados Unidos del Norte, que le garantizarán su libertad individual, saldrá de la abyección a que lo tiene reducido la guerra de los bárbaros y el abandono del Gobierno General.”

Lo señalado es una muestra de la indiferencia de la Federación por los chihuahuenses, empieza a propagarse, como último recurso de sobrevivencia, la anexión de Chihuahua a los Estados Unidos. Además del caos provocado por los apaches, a mediados del año 1833, apareció en Chihuahua la epidemia del cólera-morbus causando una mortalidad tan grande en la población, que la ciudad se vio diezmada en la mitad de sus vecinos.

Otro hecho relevante se da en 20 de Octubre de 1835, en cual aparece en la política nacional Antonio Lopez de Santana, donde se cambiaba de un sistema republicano a un sistema centralista, donde se observa la desesperación del gobierno por recibir ayuda por parte del Gobierno Federal para controlar a los apaches.

“La autoridades Chihuahuenses se adhieren al plan de Cuernavaca. Pero, además, el Ayuntamiento de Chihuahua, así como el de Parral, los más importantes del estado, apoyaron con tanto entusiasmo el establecimiento de un gobierno centralista, que solicitaron oficialmente que Chihuahua perdiera su autonomía de estado y se le considerara como simple territorio de la nación, pensando que así México se involucraría más en el exterminio de los apaches.

En Chihuahua se recibió la disposición del cambio del sistema federal al centralista el 20 de octubre de 1835 sin mayores contratiempos, y en vez de denominar estado a Chihuahua, se le nombra departamento, ajustado a la nueva constitución llamada de las Siete Leyes.”

Fuente: Ciudad de Chihuahua, Apuntes históricos; Zacarías Marquez Terrazas.