BANDAS DE MUSICA REVOLUCIONARIAS.

Durante la toma de Ciudad Juàrez, en mayo de 1911, los maderistas avanzaban hacia el centro de la ciudad, dinamitando las bardas de una hilera de casas, a medida en que se hacercaban a la guarniciòn federal, las gruesas paredes de adobe exteriores protegian a los hombres de los proyectiles.
Entre explosiones de dinamita, algunos tragos y a ritmo de banda, los revolucionarios avanzaban alegremente.

Posteriormente se acostumbro acompañar las batallas con musica de viento. Cualquier hombre que era hecho prisionero, y sabia tocar algùn instrumento musical, se le perdonaba la vida y pasaba a engrosar la banda musical.

Las bandas de musica avanzaban junto con las tropas y celebraban los triunfos por las noches al calor de las fogatas. Los hombres cantaban la Valentina y la Adelita, acompañados de ritmicas guitarras, junto con los corridos de las hazañas de los revolucionarios.

La División del Norte contaba en cada una de sus brigadas con al menos una banda de música, quienes tocaban el Torito y la Cucaracha, se dice que las famosas cargas de caballerias villistas cabalgaban al ritmo de estas canciones.

Francisco Villa gustaba de escuchar las Tres pelonas, cada que había oportunidad y era capaz de bailarla por horas.

Por Jorge Cabrera Vargas