Por Jorge Cabrera Vargas

CARTAS DE LA REVOLUCIÓN.


Carta de Evaristo Madero a Porfirio Díaz.
El 27 de diciembre de 1910, Evaristo Madero, tío de Francisco Madero, escribió una carta al presidente de la República, Porfirio Díaz, para pedirle que considerara su decisión de córtales las cuentas y exigir todos los pagos pendientes a la familia Madero.

No solamente se pidieron los pagos de las cuentas de la familia Madero, sino todos los pagos donde estuvieran, directa o indirectamente, involucrados.


Evaristo Madero, a nombre de su padre y del suyo propio, se deslindaba de los actos políticos de su sobrino, asegurando:
“En todos los tonos hemos dicho y hecho publicar por la prensa, tanto mi padre D. Evaristo como yo, que nunca hemos simpatizado con los trabajos políticos de mi sobrino D. Francisco Madero hijo, y que hemos reprobado enérgicamente su actitud reciente.”


Evaristo Madero se sentía preocupado por el futuro de su familia y de sus empleados, la determinación de Porfirio Díaz de obligar al pago de todas las deudas a los Madero era una situación inconcebible.


“No hay que olvidar, Sr. Presidente, que el proceder de esa manera y al causar la ruina de tantas negociaciones prósperas, quedarían sin ocupación más de 10,000 obreros que á su vez dan el sustento á 40 ó 50,000 almas; y no solamente se resentirían los negocios en los cuales estamos interesados, sino la desconfianza que resultaría con esta determinación del Gobierno, sería tan grande, que por mucho tiempo se detendría el desarrollo de la parte Norte de la República.”


Evaristo Madero ofrecía demostrar al Sr, Presidente, que ni un soló centavo había salido de sus negocios para financiar los movimientos revolucionarios, además añadía:


“estamos dispuestos á enseñar á un representante de Ud., nuestros libros de contabilidad, nuestra correspondencia , nuestro archivo, y en fin, todo lo que juzgue necesario investigar, no solamente en el Banco de Nuevo León, sino en todos los negocios de mi padre D. Evaristo Madero, de mi casa Ernesto Madero y Hnos., de la Cía. Carbonífera de Sabinas, Compañía Metalúrgica de Torreón, Molinos de Cilindros de Monterrey, Molinos del Fénix, Compañía Explotadora Coahuilense (Fábrica de Guayule en Parras), Salvador madero y Cía., Cía. Industrial de Parras, etc., etc., que dependen de nosotros.”


El peligro de perder todo el patrimonio de la familia Madero y, por lo tanto, de hundirse en la ruina total, recaían sobre los hombros de Francisco Madero, su única opción era continuar con la lucha armada contra el gobierno porfirista y vencer a como diera lugar al dictador.

http://www.biblioteca.tv/artman2/publish/1910_215/Carta_de_Evaristo_Madero_a_Porfirio_D_az_Tema_Para_vindicarnos_de_las_intrigas_de_nuestros_enemigos.shtml

Imagen: INAH