La gente en la antigua Grecia sabía mucho sobre belleza e incluso crearon una fórmula llamada proporción áurea para medir qué tan cerca estaba la cara de cada persona de la perfección. Para saber si estos parámetros aún son identificables en la actualidad, el Dr. Julian De Silva, un famoso cirujano plástico, decidió recurrir a sus técnicas de mapeo computarizado. Con la ayuda del programa, calculó el porcentaje de belleza en nuestras celebridades masculinas favoritas e hizo una lista de los 10 mejores.

La fórmula de la belleza

La proporción áurea de la belleza es una ecuación matemática creada por los griegos para medir la belleza. Según el Dr. De Silva, consta de 3 partes:

Se mide la longitud y el ancho de la cara y luego se dividen los resultados. Cuanto más cercano sea el resultado a 1,6 (número Phi), más perfecta será la cara.

También se tienen en cuenta las siguientes medidas: desde la línea del cabello de la frente hasta el punto entre los ojos, desde el punto entre los ojos hasta la parte inferior de la nariz, y desde la punta de la nariz hasta la parte inferior de la barbilla. Si todos los números son iguales, una persona puede considerarse bella.

El ancho de los ojos debe ser igual a la distancia entre los ojos y la longitud de la orejadebe ser igual a la longitud de la nariz.

Un estudio de la Universidad de Administración de Singapur (SMU) reveló que la belleza de los rostros de las personas está relacionada con la altura y la anchura de la cara.

Según los especialistas, la clave radica en el índice FWHR (que en inglés significa proporción entre la longitud y amplitud facial). En el caso de los hombres, la proporción entre la anchura y la altura de la cara es el indicador de masculinidad. Cuanto más elevada es la proporción, más atractivo termina siendo el sujeto.

“Aquellos que tienen un alto ratio están relacionados a la dominancia, y esa imagen dominante es un punto de atracción más fuerte para las mujeres”, explicó Katherine Valentine, una de las directoras del estudio, junto a Norman Li.

Pero no todo es color de rosas. El informe indicó que ese tipo de caras atrae más a las mujeres para uno o un par de encuentros informales, pero no para establecer una relación para toda la vida.

El estudio fue realizado a base de casi 200 citas a ciegas entre personas de los dos sexos. Luego de ese primer encuentro, cada mujer debía hacer un análisis completo del “compañero” y dar su veredicto sobre si estaría dispuesta a un nuevo encuentro.

La combinación ideal del ratio entre altura y anchura de la cara refleja una mandíbula pronunciada, pómulos marcados y una pera apenas prominente. Todos esos niveles, según explicó Valentine, están relacionados también con altos niveles de testosterona y, de manera implícita, con un alto grado de fertilidad.

Otro estudio conjunto de las universidades de California y Toronto reveló que la belleza femenina se puede medir gracias a la distancia entre los ojos y entre estos y la boca. Se calculó que la perfección femenina se registra cuando la separación entre la boca y los ojos es del 36% del largo de la cara y cuando la separación entre los propios ojos representa el 46% de la anchura facial.

“La percepción del atractivo facial es el resultado de un procesamiento cognitivo inconsciente mediante el que analizamos las caras y calculamos el promedio de las proporciones. Aquellas caras que se alejan de esas proporciones, las descartamos”, destacó Kang Lee, director de la investigación.