Hace unos días se viralizó en internet la fotografía de la modelo estadounidense Kendall Jenner en vestido de baño, mostrando lo que para muchos es el cuerpo perfecto en una mujer.

A la derecha, una fotografía de Alyssa Carson, la astronauta de 19 años que se convirtió en la persona más joven en la historia en superar todas las pruebas aeroespaciales de la NASA y quien ahora se prepara para ser el primer ser humano en viajar a Marte.

No es difícil deducir cuál de las dos es más popular y admirada a nivel mundial, sin embargo, esta situación nos demuestra el valor desmedido que la sociedad le otorga a los estereotipos exagerados de belleza. Mientras muchas mujeres luchan cada día por pertenecer a puestos y oficios históricamente dominados por hombres, la sociedad continúa premiando lo superficial; lo estético; lo que vende. La mujer no es un ser destinado a ser estéticamente perfecto.

Dejemos de crear ídolos de plástico, que venden sus productos a costas de los complejos ajenos. La vida es muy corta como para andar mendigando la aceptación de personas engañadas por la multimillonaria industria de los cosméticos.

~Curiositicos