Democracia delegativa en México

A partir de definiciones propuestas por varios autores en los Estados democráticos el pueblo es soberano, es decir, la democracia debe ser incluyente en un proceso de mejorar la relación entre los gobernados y los gobernantes, la democracia a final de cuentas es un proceso que no termina por concluirse, no es estática. 

En las oligarquías pocos son los que ocupan los cargos, en la democracia en cambio el pueblo es quien gobierna, la definición del mandatario nos habla de que precisamente el ciudadano es quien que delega el poder a una o varias personas para que lo gobierne, contrario a lo que se define como mandante. La democracia va más allá del pueblo que gobierna, con el pasar de los años la democracia ha entrado en diferentes concepciones, algunos criterios o normas del proceso democrático incluyen la participación efectiva, es decir, mecanismos de participación ciudadana en donde existen un sin número de ejemplos tal es el caso de las favelas en Brasil, los presupuestos participativos o los modelos de participación en Barcelona. 

Por supuesto que en este tema entra el voto efectivo, es decir, para que un Estado sea completamente democrático tiene que pasar por la transición, la igualdad de los votos en la etapa decisoria es importante, que el voto sea equitativo, que tenga el mismo valor el voto de un empresario al de un campesino y el proceso democrático debe ser evolutivo e incluyente la equidad de género es otro aspecto así como la participación de grupos minoritarios. 

Programas de acción. Significa que la participación sea sobre todo efectiva y de resultados tangibles a la población, incorporar programas de acción participativa es que las decisiones se conviertan en legislaciones, el control de las acciones de los gobernantes incluyen ejemplos como el referéndum, la iniciativa popular, la revocación del mandato entre otros instrumentos de rendición de cuentas, es decir, la democracia solo comienza con el voto. La democracia no solo se refiere a la parte política del voto y a la rendición de cuentas de los ciudadanos sino al tema social de igualdad de oportunidades educativas, de salud de empleo bien remunerado y de la prevalencia un Estado de Derecho. 

El politólogo Guillermo O´Donnell introduce un nuevo concepto o definición de democracia para los países en desarrollo en particular en América Latina; la democracia delegativa, la cual cuenta con una serie de características. 

El problema que presentan las democracias modernas es la elitización de la política que un reducido grupo se alternan en el gobierno, mientras que la población permanece al margen, en la sociedad moderna dividida en clases la elitización favorece a los gruposmásarraigados, dado que le permite manejar el estado, la elitización es posible cuando la población se mantiene pasiva respecto a la política este tipo de democracia es lo que se denomina como democracia delegativa, dado que los ciudadanos delegan su poder y se desentienden de la política. O’ donnell habla de que estos países al final tienen que dar un segundo paso a una democracia más consolidada.

Por lo tanto la democracia delegativa pasa de la instalación de un gobierno democráticamente electo, en donde se puede abrir como segundo paso el camino a una siguiente transición, a una democracia plena. En México hubo una situación similar en donde después de más de siete décadas donde gobernó un solo partido político se presentó la alternancia con un voto mayoritario de la población en el año 2000 y en donde la construcción de un órgano electoral ciudadano en dicha elección fue la que legitimo al Gobierno entrante. 

A partir de aquí es como se llega a un régimen democrático institucionalizado o consolidado, la alternancia misma en el caso mexicano era necesaria para la construcción y consolidación de un régimen democrático, sin ella a pesar de contar con las mismas instituciones establecidas durante el régimen anterior no hubiera sido posible, la consolidación de la democracia incluye la alternancia política en este caso el triunfo del Partido Acción Nacional el cual fue construyendo una plataforma política que hiciera frente no solo a ser un partido de oposición sino a un partido de gobernantes tal y como fue sucediendo primero en el Congreso y posteriormente en las elecciones estatales hasta llegar a la Presidencia, es decir el cambio fue gradual y la elección del año 2000 fue la consolidación. 

Para que se dé una democracia delegativa es crucial la construcción y fortalecimiento de nuevas instituciones como nudos importantes del poder político para la segunda transición, es decir, dejando atrás el autoritarismo mediante la reforma a las instituciones ya establecidas, México se ha visto en esa etapa más sin embargo de una manera lenta e inclusive en algunos casos de regresión tal como ha sucedido con los órganos electorales que pasaron de una etapa de ciudadanización a una etapa de partidización con la elección de los consejeros electorales por los partidos políticos. 

El triunfo de la alternancia también incluye las distintas coaliciones de los partidos principalmente en un régimen presidencial, los casos exitosos en Latinoamértica cuentan con coaliciones de líderes apoyados por la población, las instituciones contribuyen a encarar problemas sociales y económicos heredados del régimen autoritario ejemplos hay como España, Portugal, Uruguay y Chile. En la democracia delegativa la persona que triunfa en la elección presidencial está autorizada a gobernar como crea conveniente restringida por la limitación de poderes existentes y de la constitución.

Finalmente en todas las transiciones hay un común denominador que es el engaño, que a corto plazo es muy útil y a largo plazo es peligroso. Es una sensación exaltada, liberada por la terminación de un régimen y la llegada de otro que va a resolver todos los problemas, aunque si bien ayuda a la movilización, ya sea en las calles o por la vía del voto, a la larga nos encontramos con una tremenda desilusión al descubrir que hemos ganado un régimen de libertades pero que muchas veces los liderazgos políticos que vienen del frío de la oposición no están a la altura de las expectativas. A partir de como se digiere este amargo trago del desencanto se juegan las formas que va a adquirir la democracia.

Por Chihuahua Es Política 3 de diciembre 2020.