Compadritos y comadritas, ¿ y si mejor vestimos, calzamos y damos de comer tamalitos a las personas más necesitadas este 2 de febrero ?

Día de la Candelaria se celebra el 2 de febrero, dando fin al periodo navideño, pues en dicha fecha se cumplen 40 días después de la celebración de Navidad, nacimiento del Niño Dios.

La fiesta de la Candelaria cuenta con una variedad de tradiciones, ya que reúne festejos católicos y prehispánicos. De acuerdo con la religión católica, representa la purificación de la Virgen María, 40 días después del parto, la Virgen llevó a presentar al niño Jesús al templo llevando una vela para que fueran bendecidas como símbolo de la presentación de su hijo tras la cuarentena.

Algunas regiones se realizan el tradicional levantamiento del niño, y es el día en que guardan las figurillas del nacimiento para colocarlas el siguiente año. En algunos lugares se acostumbraba a encender una fogata a fuera de sus casas como símbolo de luz para cuando pasara la virgen con el niño Dios hacia el templo y que a su paso se recibían sus bendiciones, ya que, en procesión con música, cantos, cohetes y danzas, se llevaba la figura del niño Dios vestido de fiesta a la Iglesia simbolizando la presentación del niño Jesús por la virgen María.

De regreso a sus casas, comparten con los acompañantes a la procesión, al acompañante, los tradicionales tamales como la comida especial para ese día, la palabra tamal viene del vocablo náhuatl, que significa envuelto cuidadoso.

En México, el día de la Candelaria también es una fecha para compartir, pues aquellos a los que les salió el niño en la rosca de Reyes el 6 de enero, deberán ofrecer tamales y atole a los acompañantes.

Según la historia, cuando los españoles llegaron a Mesoamérica encontraron que los pueblos originarios celebraban la fiesta de los tlaloques en honor del dios de la lluvia (Tláloc) al inicio del ciclo agrícola, ceremonia que coincidía con el Día de la Candelaria.

En algunos pueblos del país, durante el 2 de febrero bendicen las mazorcas, las cuales servirán para la próxima temporada de siembra, pues según sus creencias es el día en que todo se purifica.

Durante esa época realizaban la fiesta Huauhquiltamalqualiztli, donde se comían tamales por todos los pueblos y en todas las casas, además de que se realizaban sacrificios.

Durante ese periodo surgió la tradición de los llamados compadres de la rosca, es decir, las personas que ese día ofrecen tamales y atoles, con dicha celebración.