EL COMPADRE DE VICTORIANO HUERTA: AURELIANO HURRUTIA.

Por Jorge Cabrera Vargas.

La vida del doctor Aureliano Urrutia se tiene que dividir en dos partes: La primera como un gran médico cirujano en su época, conocido a nivel mundial. La segunda como compadre de Victoriano Huerta.


Originario de Xochimilco, D.F., lugar donde nació el 6 de junio de 1872, estudió en la Escuela Nacional de Medicina, se tituló en 1890 como el mejor alumno de su generación. Urrutia, recibió su título de médico cirujano en 1895.


Al poco tiempo se dió de alta en el Ejército Federal, a las órdenes del coronel Victoriano Huerta. Durante un enfrentamiento en Guerrero le salvó la vida a un soldado que fue herido en la laringe y no podía respirar, para poder colocar la cánula succiono con su boca la sangre coagulada, lo que impresionó de gran manera a Huerta.


Urrutia se licenció del ejército y con los años estableció un consultorio en la calle de San Felipe Neri, una tarde fue solicitado para valorar a un hombre que estaba tirado frente a una cantina, mandó a su asistente quien le indicó que el hombre era su compadre Victoriano Huerta, ya para entonces con el grado de general. Urrutia le dio respiración de boca a boca y lo operó de emergencia, salvando su vida.


Huerta llegó a la presidencia de México a través de un golpe de estado al gobierno de Madero en febrero de 1913. A mediados de julio nombró Secretario de Gobernación a su compadre el doctor Urrutia, como alguna vez se lo había prometido, en sustitución de García Granados.


Durante los dos meses que Urrutia fue Secretario de Gobernación se le culpó de mandar a asesinar a varios diputados, entre ellos a Adolfo C. Gurrión, Serapio Rendón y Belisario Domínguez; de quien se dice que le extirpó la lengua y se la mandó a su compadre como regalo.

Es poco probable que eso haya sucedido, para entonces Urrutia ya había sido destituido de su cargo, los rumores de que quería postularse para candidato a la presidencia de la República no le gustaron a Huerta y lo removió de su puesto el 14 de septiembre de 1913.


La derrota y el posterior exilio de Huerta en Julio de 1914 obligaron a Urrutia a escapar a Estados Unidos, se estableció en San Antonio, Texas, donde murió el 15 de agosto de 1975, a los 103 años de edad.