LÉANLO ES HERMOSA

′′ El destino de una madre es esperar a los hijos.


Espérenlos durante el embarazo, esperen a la vuelta desde la guardería.

Espérenlos en la salida de la escuela.


Espérenlos cuando comiencen sus vidas a la vuelta a casa después de una fiesta.


Los esperas cuando vuelvan del trabajo para que encuentren siempre una sopa caliente.

Los esperas con amor, con ansias a veces con rabia que pasa cuando los ves y puedes abrazarlos.

Asegúrate de que tu madre mayor no tenga que esperar más. Visítenla, amenla, abracen a la que los amó como nadie más lo hará.

No la hagan esperar, eso espera ella de ustedes.


Porque envejecen los miembros pero el corazón de una madre nunca envejece.
“ Ámenlas ahora que pueden “