EL JURAMENTO DE VICTORIANO HUERTA.


El 9 de febrero de 1913, el general Manuel Mondragón dio inicio al golpe de estado en contra del gobierno de Francisco Madero. A las 4:30 de la mañana un batallón formado por 300 aspirantes tomaron Palacio Nacional. Al mismo tiempo el regimiento de Tacubaya, comandado por el general Gregorio Ruíz, se dirigió a liberar a Bernardo Reyes y a Félix Díaz, quienes cumplían condena por rebelión.


Madero se encontraba en el Castillo de Chapultepec cuando fue puesto sobre avisó de los hechos; rápidamente se dirigió a Palacio Nacional acompañado de los cadetes del Colegio Militar.


Durante el trayecto un grupo de felicistas, que se encontraba al acecho, disparó cerca de donde marchaba Madero, uno de los oficiales cayó sin vida junto a él. De improviso apareció Victoriano Huerta, había permanecido en retiró del servicio activo por una enfermedad de los ojos, se aproximo a Madero y le juro que estaba dispuesto a derramar hasta la última gota de su sangre para defender la legalidad.


Huerta fue nombrado comandante militar en sustitución del general Lauro Villar, quien resultó herido durante la defensa exitosa de Palacio Nacional, contra los hombres de Bernardo Reyes, este a su vez perdió la vida en el enfrentamiento.
Madero, para evitar salir lastimado, se refugió momentáneamente en el edificio de la fotográfica Daguerre, ubicado en la avenida Juarez.


La gente, al darse cuenta de la presencia de Madero, en la fotografíca, gritó vivas, mostrando su simpatía por el presidente. En agradecimiento, Madero, salió al balcón para saludar a la multitud.

En la fotografía, Madero, se encuentra acompañado de su secretario, Elias de los Ríos; el ingeniero Manuel Bonillas y Victoriano Huerta.

Jorge Cabrera Vargas