Nació en la provincia de Guangdong, en 1775, y fue forzada a trabajar como prostituta durante su adolescencia, hasta que se casó con el capitán pirata Cheng I, quien le terminó cediendo la mitad de su flota.

La férrea disciplina y tácticas militares de Shih la hicieron la más exitosa, llegó a comandar más de 1.800 barcos con 80.000 hombres y fue apodada “La Reina Pirata”, luego de que su flota derrotara a la armada imperial.