EL TOQUE DEL ÁNGEL…

Dice un viejo cuento que cuando un niño está en el vientre de su madre contiene en sí mismo todo el conocimiento del mundo; Sabe cuántas estrellas hay en el firmamento, cuántas gotas de agua contienen los océanos y cuántos granos de arena cubren todos los desiertos. Conoce todos los misterios del cielo y la tierra.

No hay misterio sobre la faz de la tierra que desconozca, ni misterio en el cielo o en el mar que no pueda resolver. Pero cuando está a punto de nacer, su ‘Ángel de la Guarda’ baja del cielo y colocando un dedo sobre sus labios sella todo su conocimiento dentro de él, y le susurra una sola palabra:

“APRENDE”
(Esto significa el huequito entre los labios y la nariz, el dedo de su ángel para olvidar lo que vimos allá).