Según fuentes de algunos diarios de El Paso Don Eloy Santiago Vallina, empresario connotado de la ciudad de Chihuahua, dueño de un Banco durante los gobiernos del PRI, se dice que el 16 de mayo de 1960, fue “asesinado por el comandante de la policía David Corona Arizpe con un revólver .45, a la entrada del Banco Comercial Mexicano ubicado en las esquinas de avenida Independencia y calle Victoria, en la ciudad de Chihuahua”.

El móvil del asesinato según esta fuente publica fue porque Don Eloy sostenía un supuesto romance con Graciela Corona, la hija del comandante Corona Arizpe.

Sin embargo esta fuente es sin duda cuestionable ya que según fuentes de la ciudad de Chihuahua de esa época el Señor Corona no era ningún policía, era un militar retirado con rango de Mayor; eso es un hecho y fue el hijo de don Eloy de quien se habla que tuvo un romance con la hija del Mayor Corona, Y al parecer, había ya cierto compromiso para contraer matrimonio a lo que Don Eloy, al parecer, se oponía a esa unión.


Sin embargo, existe otra versión que en ese tiempo se hablaba en las esferas de la economía nacional, que don Eloy preparaba su salida del Estado de Chihuahua para retornar a su país de origen: España y con él se llevaría toda su riqueza acumulada de sus negocios, acumulada durante su vida empresarial.

Además se dijo que tuvo la mala fortuna de ventilar su decisión y que el Militar Corona fué mandado desde el poder en México para ultimar al Sr. Vallina, y así evitar dicha fuga de Capital del, lo cual llevaría a una gran recesión económica y un retroceso, no solo en estado de Chihuahua sino en todo México. Por lo que se aprovecho este supuesto “conflicto” familiar Vallina-Corona para darle un cara al problema como personal y no como un crimen político ó de Estado.


Lo cierto es, que después de perpetrado el artero crimen, el Mayor Corona se dirigió directamente al Café de la Esquina (a unos cuantos pasos), en donde lo esperaba estacionado, sobre Av. Independencia, un Vehículo Jeep del Ejército Mexicano con varios castrenses,; llegó, les entregó el arma utilizada para perpetrar el crimen del empresario y subió al vehículo, y de aquí no se volvió a saber absolutamente nada de él. Posteriormente se habló que había sido trasladado a la Ciudad. de México a una prisión militar.

¿Porqué a México?, ¿Porqué prisión militar?. Estas y muchas otras preguntas quedan en el aire. Lo cierto es que ese fatídico día fue asesinado uno de los empresarios más reconocidos no solo de Chihuahua sino de México.