Jorge Zapata, nieto del general Emiliano Zapata, calificó como una “burrada” presentar a su abuelo como gay en una pintura que forma parte de la exposición “Zapata después de Zapata” en el Palacio de Bellas Artes. El nieto del general revolucionario, aseguró que la representación del caudillo en Bellas Artes es “denigrante”.

La obra de Fabián Cháirez, junto a las de otros artistas, forma parte de un apartado que pretende cuestionar las normativas sociales relacionadas con el género, la sexualidad, el deseo, la raza, las desigualdades sociales y las injusticias políticas.

Ser gay o no serlo. Esa es la cuestión en muchos lugares de México, donde las personas homosexuales no están aceptados socialmente y, en muchos casos, tampoco por sus familias.

Mientras que muchos países ven las diferentes preferencias sexuales dentro de la normalidad, en lugares como México siguen siendo motivo de disputas y desencuentros en algunos estados de la República.

Uno de los ámbitos estudiados ha sido el laboral, en el que las personas gays han sido víctimas de actos discriminatorios. Al 20% de las personas de la comunidad LGBT se les preguntó sobre su condición sexual durante una entrevista de trabajo y un 14% fueron rechazadas para el empleo por su orientación o identidad sexual, según la primera Encuesta Nacional sobre Homofobia y el Mundo Laboral en México, realizada por el sitio web Enehache, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la organización Espolea.

La Constitución de la Ciudad de México pretende ser un reflejo de la sociedad moderna que vive en la capital. Una gran ciudad abierta en la que las opciones de ocio son innumerables, así como los extranjeros que habitan en ella. Para los mexicanos que viven en otros estados de la República, la metrópoli es prácticamente el único lugar de México en el que pueden mostrar libremente sus preferencias, sin necesidad de esconderse.

La familia de Zapata criticó que el artista haya representado a uno de los héroes de la Revolución Mexicana como gay.

“Estamos armando la demanda, pero para nosotros, como familia, es denigrar la figura de nuestro general pintándolo de gay. Yo no tengo nada contra los gays, tengo muchos amigos, pero la verdad se han conducido de la mejor manera y no sé por qué en Bellas Artes, un lugar tan importante para todos, fueron a exponer la figura de nuestro general en esa forma y no lo vamos a permitir. Por denigrar la figura del general. ¿Eso se te hace poco? Eso es un delito, para nosotros es un delito, entonces yo no sé para ustedes como periodistas qué signifique denigrar la figura del General, para nosotros lo están denigrando y no lo vamos a permitir”, aseveró.

De acuerdo a numerosos estudios que se han hecho sobre el perfil psicológico del revolucionario Emiliano Zapata, tenía cierta obsesión con su masculinidad, trataba de exhibirla a como diera lugar, por ello el bigote espeso y largo que portaba, la pose de tipo rudo, la mirada insistentemente retadora y el centenar de mujeres con las que mantuvo relaciones sexuales y afectuosas le dieron el mote de macho mexicano, mismo que hasta la fecha perdura. Pero ¿qué había detrás de ese disfraz de hombre poderoso y libertador del pueblo?

Añaden las investigaciones que era alguien que estaba tan seguro de su hombría que mantenía romances con otros hombres —y esto no es un rumor surgido de la mente sucia de algún enemigo, sino de varias fuentes cercanas al libertador mexicano—. Esto lo confirmó el hombre de más confianza de Zapata: Manuel Palafox, “el Ave Negra”, quien también fungía como su secretario personal.Ads by scrollerads.com

Este hombre era abiertamente homosexual, de hecho, estuvo a punto de fusilarlo por esa razón. Antes de estar de su lado fue ministro de agricultura del Gobierno y lo atraparon teniendo sexo con un chico mucho menor que él. Sin embargo, el comportamiento de Zapata hacia él era un tanto distinto, lo que comenzó a despertar las habladurías de otros personajes cercanos. Era muy sospechoso que el hombre que mataba “afeminados” dejara libre a Palafox y que incluso lo resguardara como su secretario. Ante semejante rumor, Zapata se mantuvo alejado dándole nula importancia, contrario al Ave Negra, quien le confirmó a algunas personas el gusto de Emiliano Zapata por otros hombres.