“El Río se llamará San Pedro y el Pueblo San Pablo”, fue la frase que el fraile franciscano Fray Andrés Ramírez, que venía de la Misión de San Antonio de Padua, hoy Julimes, utilizó para fundar lo que hoy es Meoqui, un 29 de junio de 1709, por órdenes de la Capital de la Nueva Vizcaya, hoy Durango, después de haber hecho varios intentos de fundación, pero no se consolidaba por falta de habitantes, debido al miedo a los apaches y a sus ataques, entre otras circunstancias.

Fray Andrés, para establecer la Misión de San Pablo, llegó con un grupo de familias indígenas que se establecieron en el lugar, posteriormente al irse consolidando con más pobladores se empezó a desarrollar la agricultura, con los conocimientos que los misioneros traían consigo, lo que hizo de San Pablo un emporio agrícola hasta la fecha; después, se estableció como presidio militar y lugar de cambio de caballos en el trayecto hacia Rosales y/o paso del norte.

San Pablo siempre fue un lugar privilegiado por los recursos naturales, agua, tierra y excelente clima para el desarrollo agropecuario, lugar que llego a ser muy importante en el área agrícola, ganadero y pesquero guardando las debidas proporciones, además de comercial, ya que era el centro regional y paso obligado por el Camino Real de Tierra Adentro.

Al paso del tiempo se conoció como una comunidad prospera en todos los sentidos con los limitantes del tiempo, el lugar y la población.

En el año 1811, después del estallamiento de la guerra de independencia Miguel Hidalgo el “Padre de la Patria” llegó a este lugar encabezando los presos insurgentes y estuvieronrecluidos el 20 y 21 de abril, en el antiguo presidio ubicado en las calles actuales Degollado e Hidalgo, ellos fueron: Hidalgo, Allende, Jiménez, Guerrero, Aldama y Abasolo. En este lugar, en la ruta de la Libertad, personajes insurgentes que fueron ajusticiados en San Felipe El Real de Chihuahua, el 30 de julio de ese mismo año.

De esta estancia obligada del Padre de La Patria se desprende la leyenda del Botón de oro, una interlocución o platica del Padre de la Patria con el peluquero de este lugar Che María o José María Altamirano, que ha trascendido generaciones.

En el año de 1862 creció mucho la población y se decidió hacer otro templo católico fueron muchas las expectativas por un nuevo templo que se inició en ese año y se concluyó en el año de 1877, templo que consideramos una joya arquitectónica con muchas anécdotas y leyendas, como la segunda Torre y los túneles.

Además, San Pablo consolidó su desarrollo y se estableció como un centro agrícola y comercial muy importante de aquellos tiempos de la etapa colonial y post revolucionaria, todos acudían a realizar sus comprar en este lugar, a divertirse, entre otras cosas, en las fiestas de San Pedro y San Pablo el mes de junio y durante todo el año.

En el año 1866 el día 11 de diciembre, sucedió un cambio político muy importante para San Pablo, llego el Presidente Benito Juárez con dirección a la Ciudad de México y pernocta en este lugar, Decretando la ascensión de categoría a Villa y el cambio de nombre por el del General Pedro Meoqui, quien muere en Parral el 8 de agosto de 1865, mismo que desempeñaba la Jefatura del Batallón de Supremos Poderes, el presidente Juárez le reconoce sus servicios, y lo hace inmortal otorgando su nombre a esta población, General Pedro Meoqui Mañón.

En los años en que estalla la Revolución, Meoqui es un emporio agrícola y ganadero y de alguna manera lo sigue siendo, esto fue considerado muy valioso para la revolución, debido a que se conseguían granos y forrajes para los caballos, el principal medio de transporte de aquellos tiempos de la Revolución y herramienta de los trabajos agropecuarios, lo que permitió que no hubiera grandes conflictos por estos lugares.

Sin embargo, aquí se desarrolla una batalla a la salida sur de la población entre las fuerzas federales y las de la convención, tiempos del usurpador Huerta, resultando vencedores los convencionistas, no afectando a nuestra población.

El 11 de diciembre de 1966, se le otorga la categoría de ciudad y se autoriza el traslado de los restos mortales del Gral. Pedro Meoqui, a este lugar.

Poco después debido a sus recursos naturales y la calidad de mano de obra de este lugar, y su calidad de agua, se han venido estableciendo industrias y se ha diversificado su infraestructura, reconocemos el establecimiento de muchas empresas importantes, pero destaco las siguientes:

Alambrados y Circuitos Eléctricos, Refrescos Unión Embotelladora de Elite el Valle, Lear Corporación antes IGP- BGD, La Planta Yazaki, y destaca por sus dimensiones y su inversión, el Complejo Cervecero Heineken que abarca Vidriera, Cervecera, Maltera y próximamente una fábrica de Latas, mismas empresas que impulsan e impulsarán una derrama económica muy importante en la región y generadora de empleos.

Cuenta con una Universidad, la UTECam unidad Meoqui, que ofrece varias carreras a los jóvenes de este lugar y región, la cual es una gran alternativa y oportunidad para hacer una carrera profesional sin salir de casa.

Vale la pena comentar que Meoqui tiene dos secciones municipales muy importantes que son: Lázaro Cárdenas, tierra de revolucionarios, lugar donde se asentaron todos los descendientes de la Revolución mexicana del estado de Chihuahua, veteranos y descendientes; y Guadalupe Victoria, lugar de haciendas y alto desarrollo agrícola y ganadero, que sus poblaciones rebasan a muchos municipios del Estado, lo que fortalece y consolida a nuestro municipio en su nivel político.

San Pablo, hoy Ciudad Meoqui, que nació desde su colonia primigenia Francisco Portillo, conocida como Los Jáquez, estaba destinado a ser un lugar exitoso en todos los sentidos.

Autoridades y ciudadanos tenemos que hacer todo para vivir en armonía y en paz, mi reconocimiento y felicitación a mi patria chica., y a sus habitantes y autoridades, al cumplir hoy trescientos trece años, de existencia.

Tomado de El Heraldo de Chihuahua.