Jesús Salas Barraza confesó haber matado al general Francisco “Pancho” Villa el 20 de julio de 1923. Fue condenado y sentenciado a 20 años en la penitenciaría estatal de Chihuahua, pero fue indultado seis meses después por la muerte de Villa. fue considerado “beneficioso para el país”. Más tarde llegó a El Paso como refugiado político. Fue nombrado jefe de la policía estatal en Juárez en 1937. Barraza murió en 1951 en la Ciudad de México.

La desaceleración económica podría dañar a estos prestatariosPatrocinado por DESCUBREEncontré este artículo del 26 de agosto de 1930 sobre su tiempo en El Paso:Refugiado político en 1930

Jesús Salas Barraza, asesino confeso de Pancho Villa, y Mabel Silva, una cuñada de Villa, viven en el mismo edificio en la calle S. Santa Fe y son amigos.Más: 1923: general Villa Slain; Disparo 16 vecesLa Sra. Silva es una ex esposa de Hipólito Villa, hermano del líder revolucionario, que ahora vive en Chihuahua. Salas Barraza es un refugiado político debido a su defensa de la causa de Escobar en Durango durante la revolución hace un año.

“Nunca he lamentado haber matado a Villa”, dijo Salas Barraza. “Los que condenan el asesinato de Villa no conocían a Villa y sus crímenes. Nunca mató a ninguno de mis parientes, pero asesinó y robó a muchos de mis amigos más cercanos. Si hubiera dañado a alguno de mi familia, lo habría matado antes.“Muchas personas no creen que haya matado a Villa porque no era un soldado. Lo hice y lo volvería a hacer si tuviera que hacerlo para librar a mi país del bandolerismo.

La planificación del asesinato de Villa fue una cuestión de la mente y no de la fuerza “.El líder de los bandidos recibió un disparo en una emboscada en Parral en el verano de 1923. Dos semanas después, Salas Barraza, entonces diputado federal de Durango, confesó la muerte mientras abordaba un tren hacia Laredo.Salas Barraza fue sentenciado a la prisión estatal de Chihuahua, pero el gobernador lo perdonó unos meses después cuando varios cientos de villistas se levantaron en una revuelta.

“Nunca recibí un centavo de los $ 50,000 que el estado de Chihuahua anunció en 1919 por la muerte de Villa”, dijo Salas Barraza. “Sin embargo, las cartas de elogio que recibí de familiares de las víctimas de Villa hicieron que el esfuerzo valiera la pena. Muchas cartas vinieron de los Estados Unidos “.Salas Barraza dice que nunca se ha intentado su vida en venganza por el asesinato de Villa. Sin embargo, tiene credenciales especiales de policía y lleva una pistola cada vez que sale de casa, incluso en El Paso.

Salas Barraza no tiene pasaporte y está permitido en los Estados Unidos solo porque no puede regresar a México. La falta de un pasaporte prohíbe que obtenga un trabajo. Se divierte estudiando inglés y jugando con las puntuaciones de los niños pequeños que viven alrededor de su apartamento de $ 3 por mes. Él hace su propia cocina.

“Me uní a la revolución de Escobar solo porque el general Francisco Urbalejo, el comandante de la zona, se entregó”, dice Salas Barraza. “No simpaticé realmente con el movimiento y le envié al presidente Ortiz Rubio muchas peticiones para que me permitieran regresar a México”.

Salas Barraza fue gobernador de Durango durante 10 días durante la revolución de 1929.

Nota de nuestro grupo Hermano Cronicas de Chihuahua .

— con Shellys Green.