La ciencia en general se encuentra en una especie de crisis de credibilidad. Las redes sociales en particular han hecho cada vez una tarea más difícil convencer a la población de que los datos científicos y el análisis académico deben prevalecer al tomar decisiones relevantes para su comunidad, país o región.

Porque si la humanidad en su conjunto renuncia al conocimiento científico y prefiere los chismes, rumores y supersticiones, o dejarse llevar por lo que declara o publica un influencer, artista o movimiento como base de sus decisiones, quedamos a merced de políticos, demagogos y charlatanes, y nos entregamos ciegamente a los mitos y a las pasiones como base de nuestras decisiones.

Retomando un poco de historia; Los filósofos presocráticos lograron el triunfo de usar la razón (logos) sobre la pasión (pathos) o la superstición (mythos). Esas tres formas eran usadas en la plaza pública o ágora, para persuadir o convencer al pueblo en una u otra dirección. La lógica, permitió el uso de la razón, sustentada en la experiencia, para resolver problemas prácticos y enfrentar crisis políticas.

Un ejemplo claro de que la ignorancia está teniendo cada día mas popularidad es la Flat Earth Society, una sociedad que considera que la Tierra Es Plana. Sin método científico, con religión de por medio y totalmente convencidos. El movimiento tierraplanista dice estar seguro de sus ideas aunque la comunidad científica cree que detrás de todo esto hay un simple intento de lucrarse de un espacio que antes estaba vacío.

Las Teorías del Conspiracionismo van en la misma dirección, es decir, el uso del internet para retomar información general y llegar a conclusiones. Estas van desde la existencia de un grupo secreto que controla los acontecimientos mundiales al contacto con alienígenas.

“Somos muy buenos para reconocer patrones y uniformidades. Pero a veces exageramos esto, creemos que vemos significado y sentido cuando realmente no lo hay”, dice el profesor French.

La enseñanza eficiente de la ciencia en la educación básica y media es la única forma de preservar y promover el uso de la lógica como sustento de nuestras decisiones políticas, frente a la charlatanería y superstición que se promueven masivamente por Internet.

Se estima que por lo menos la mitad de los mensajes virales de Facebook y Twitter son falsos y han dado lugar a decisiones políticas funestas como la elección de Donald Trump, el Brexit o el terrorismo religioso. Sólo la información basada en la lógica y la comprobación empírica nos puede salvar del fanatismo y la superstición. Por eso urge que mejore la calidad de la enseñanza de la ciencia en nuestro país.

Para el politólogo Giovanni Sartori, pasamos del Homo Sapiens al Homo Videns. El homo videns es un hombre que ve encuentros deportivos, que ve pornografía, que ve los mensajitos que le mandan. Y del Homo Videns pasamos en la actualidad al Homo Cretinus, es decir, una sociedad de cretinos que se consagró con la elección de Donald Trump en los Estados Unidos.

Por Chihuahua Es Política 25 de julio 2020.