LA MUERTE DE ANTONIO VILLA.

El 16 de mayo de 1915, el coronel Antonio Villa asistió a una corrida de toros en la ciudad de Chihuahua, al salir tenía mucha prisa por volver a su casa.

El coronel Manuel Baca Valles le ofreció su automóvil, mientras él permanecería más tiempo en la plaza de toros.


Antonio Villa abordó el auto en compañía del también coronel Eduardo Pulido, a tres cuadras de la plaza de toros se encontraron con Simón Martínez, ayudante de Manuel Chao, acompañado entre otros de Juan Álvarez, supuesto primo de los Villa o Arango, haciéndose de palabras, no tardaron en sacar las armas, disparándose mutuamente, matando los hombres de Martínez a Pulido e hiriendo de gravedad a Villa, quien murió días después en medio de una larga agonía.


El coronel Manuel Chao había mandado a su ayudante Simón Martínez a matar a Manuel Baca Valles, al encontrar el automóvil de este, arremetió contra sus ocupantes sin percatarse de que el ocupante no era Baca Valles, sino Antonio Villa.

En la imagen: Antonio, Francisco e Hipólito Villa.

Jorge Cabrera Vargas