Si hay semáforo amarillo se quejan.
Si hay Semaforo rojo se quejan.
Si hay restricciones , se quejan.
Si no hay restricciones se quejan.
Si el horario es hasta las 7 para comprar se quejan.
Si el horario es hasta las 10 de la noche o hay ley seca se quejan.
Si habilitan los bancos, se quejan.
Si no habilitan los bancos, se quejan.
Si cierran la ciudad, se quejan.
Si abren la ciudad, se quejan.
Si hay un infectado, se quejan y lo quieren linchar
Si no hay infectados, se quejan porque toda restricción es tonta
Si solo algunos trabajan, se quejan.
Si trabajan todos, se quejan.
Si no trabaja nadie, se quejan.
Si hay permisos especiales, se quejan.
Si no hay permisos especiales, se quejan.
Si hay recreación, cafés y restaurantes, se quejan.
Y si no hay… también se quejan!


Lo importante para algunos no es buscar la solución y colaborar, sino tener a quien echarle la culpa y sentirse más aliviados por no cumplir con su cuota de responsabilidad y más ahora, ante una situación que puso al MUNDO ENTERO patas para arriba.


Lo más triste es haber pensado que de esto íbamos a salir todos más humanos y caritativos… Muy por el contrario!
Esta pandemia demostró que los miserables y los egoístas seguirán siéndolo, aún en las peores catástrofes de la humanidad!