TURENA.


Los caballos de Felipe Ángeles.
Enrique de la Tour d’Auvergne-Bouillon, vizconde de Turena, fue un mariscal francés nacido en…


Felipe Ángeles tenía por costumbre poner a sus caballos nombres de grandes personajes de la historia, personajes que admiraba y eran una inspiración para él. Turena fue uno de los caballos que montó en la Batalla de Zacatecas el 23 de junio de 1914, además de Ney y Curley, nombrados así en honor de dos mariscales de Napoleón, otros más se llamaron Alejandro Magno, Woodrow Wilson y un gran caballo al que bautizó como Pancho Villa.


Ángeles fue mandado por Villa a una comisión a Estados Unidos, en diciembre de 1915, aprovechando para retirarse de la lucha armada y exiliarse voluntariamente. Turena quedó en manos de Villa, como regalo de Ángeles, con el que Villa cabalgó durante y después de la incursión a Columbus, Nuevo México en marzo de 1916.

Tres años después Ángeles regresó a México, esta vez montando un caballo al que puso por nombre John Brown, quien fuera el principal líder en contra de la esclavitud en Estados Unidos, antes de la Guerra de Secesión.


Al igual que John Brown quería unificar a los contendientes revolucionarios con la idea de conseguir la paz en México. Regreso al país para reencontrarse con Villa en 1919, pero las cosas ya no fueron iguales.

Desilusionado, se separo nuevamente de Villa, poco después fue capturado en valle de Los Olivos, Chihuahua, murió fusilado el 26 de noviembre de 1919.

Jorge Cabrera Vargas