“LOS HOMBRES NO LLORAN…”

No llores…
se les dice desde niños.

Los hombres no lloran…
se les recuerda día tras día.

Llorar es cosa de niñas…
insisten una y otra vez
y ellos obedientes reprimen sus sentimientos
y se tragan todas las lágrimas.

Pero al final, los hombres también lloran. Les cuesta romper esos mandatos, les cuesta arrancar esas corazas, pero cuando les sacuden el alma, los hombres también lloran.

Lloran por la ausencia de una madre…
Por la ausencia de su padre…
Por las mujeres que han amado…
Por cada uno de sus muertos…
Por los desengaños y las traiciones…

Quizás no los veas,
quizás no lloren frente a sus hijos,
Frente a su mujer.

Pero cuando el miedo les atenaza,
cuando el dinero no alcanza,
cuando los amigos los fallan…
cuando las fuerzas se acaban…

En silencio y a escondidas…
Los hombres también lloran.