Las abuelas decían que antes de irte a dormir debías limpiar la mesa y lavar platos, era una creencia transmitida entre las generaciones, esta decía que no era bueno dejar restos de comida en el plato, porque los “espíritus hambrientos” venían para alimentarse de los restos durante la madrugada.

Mi abuela siempre lo creyó, porque había aprendido tras cada generación . Esto no significa que los espíritus puedan, de hecho, comer la comida, pero muchos de ellos al sentir hambre, creen que todavía pueden actuar como los vivos y se acercan a las migajas. Los llamados “espíritus hambrientos ” o “carniceros”. Por eso escuchamos ruidos extraños de la cocina. La leyenda también dice que no debemos dejar platos, cubiertos y vasos sucios más en la mesa, porque esto puede ser una “invitación” para los espíritus carniceros.

El peligro real está cuando se dan cuenta de que no hay como alimentarse con comida y descubren que pueden alimentarse del alma de quien está más cerca…

Quien escucha que se mueven los trastes en la noche? 👀