Don Alejo Garza Tamez, de Allende Nuevo Leon, les contestó: ¡Pues no se los voy a entregar!

Despidió a sus trabajadores ese día y les dijo que al siguiente no fueran, no era un Rancho ostentoso, pero era muy su rancho, de años trabajándolo como para que alguien COBARDEMENTE ¿se lo quisiera quitar? ¡Ah no! Pues solo muerto me lo van a quitar.

Él sabía que regresarían los sicarios, se preparó estratégicamente como cazador experto a sus 80 años, colocó armas en las ventanas y ¡fue una noche larga¡

En la madrugada llegan varias camionetas, disparan al aire gritando que ya estaban ahí, esperando probablemente que quiénes estuvieran ahí salieran huyendo, pues Don alejo inicia su balacera matando a 2… Así inició la batalla de mas de una docena de sicarios contra un hombre, ¡un Verdadero Hombre!

Se movía de ventana en ventana matando a otros dos, lanzaron granadas y Don Alejo seguía peleando, hirió a otros dos mas pero desafortunadamente una bala le quita la vida, recibió su casita mas de 900 impactos de bala, y una sola bala acabó con su vida.

La guerra termina, los sicarios restantes huyen, Don Alejo Ganó, no le quitaron su rancho y él murió como un verdadero Hombre, Un Hombre atacado por cobardes.

Un Valiente ve la M*erte solo una vez….

Por Imágenes Históricas.