TREN OLIVO.


El tren presidencial, conocido como tren Olivo, fue mandado construir por Plutarco Elias Calles en 1927. El Olivo era considerado de los más lujosos del mundo. superado sólo por el del Papa.


El Olivo sustituyó al tren amarillo de Porfirio Díaz, constaba de seis vagones lujosamente adornados, uno para uso exclusivo del presidente, otro con un comedor con 14 sillas, los meseros vestidos con filipina y guante blanco servían la comida en vajillas de oro y plata, los demás vagones estaban destinados para los jefes del estado mayor, para invitados, otro comedor para 40 personas de estilo francés y otro para los caballos.


El último viaje lo realizó Adolfo Lopez Mateos, el 15 de septiembre de 1960, rumbo a Dolores Hidalgo, Guanajuato, donde realizó el grito de independencia.

Jorge Cabrera Vargas