El Triángulo de las Bermudas o la Atlántida, son sitios misteriosos que muchos aún siguen descifrando. En México existe un lugar llamado la Zona del Silencio, donde se dice que la tecnología pierde todo sentido de razón y obviedad.

¿Qué leyendas se cuentan de este sitio?

Algunas de las leyendas que enmarcan a la Zona del Silencio se van propagando entre algunas personas que llegan a este sitio y experimentan cosas raras, mismas que comparten a más gente, de esta forma poco a poco las historias sin explicación van aumentando. Entre las circunstancias misteriosas que dicen que hay, son:

Las señales de radio se desvanecen

Las brújulas dejan de apuntar al norte

Mutaciones de la flora y fauna

Incluso, sitios web como visitachihuahua.com refieren que al entrar a la Zona del Silencio, la gente empieza a percatarse que las brújulas fallan, al igual que los relojes, además las radios dejan de funcionar.

Algunos dicen que el misterio se debe a las ondas hertzianas, que no se transmiten como lo hacen en el resto del planeta.

El cohete transportaba dos pequeños contenedores de cobalto 57, un elemento radiactivo. Inmediatamente, un equipo de especialistas llegó para buscar el misil. La búsqueda por tierra y aire duró tres semanas.

Cuando finalmente se localizó el cohete, se construyó una carretera para transportar los restos y una pequeña cantidad de tierra contaminada. Como resultado de las operaciones de rescate de la Fuerza Aérea estadounidense, surgieron varios mitos e historias sobre el área, incluyendo “extrañas anomalías magnéticas que impiden la transmisión por radio”, mutaciones de la flora y fauna o visitas extraterrestres.

¿Dónde está la Zona del Silencio?

La Zona del Silencio se ubica entre los estados de Chihuahua, Durango y Coahuila. Suele ser un lugar muy atractivo para turistas, sobre todo en el mes de noviembre, ya que es cuando se puede ver con claridad la lluvia de estrellas de Las Leónidas.

En este lugar, la gente realiza diferentes actividades, como tomar fotografías, dormir bajo las estrellas o poner sus casas de campaña, hacen caminatas (principalmente en el atardecer) para contemplar los distintos tonos de colores en el cielo.

Aunque también la Zona del Silencio en ocasiones en víctima del turismo desorganizado, ya que en el Diario Oficial de la Federación se señala que este sitio llega a sufrir de saqueos de algunas especies animales y vegetales, e incrementa la dispersión de basura.

Tomado de UnoTv.