Chihuahua.- Aunque parezca una paradoja por su calidez y sequedad, el desierto chihuahuense concentra una diversidad de especies de abejas tan grande que no tiene igual en el mundo, apunta un estudio liderado por la Universidad de Rochester, Estados Unidos.

En este territorio, los científicos hallaron un espacio de 16 kilómetros cuadrados donde habitan más de 470 especies de abejas, que representan el 14 por ciento de todas las especies conocidas en Estados Unidos de estos polinizadores.

Esta especie está entre las más trabajadoras de la Tierra. Su labor beneficia tanto a las personas, a las plantas y al medio ambiente que desde el 2018 se celebra el Día Mundial de las Abejas cada 20 de mayo para reconocer su importancia y concientizar a la población sobre las amenazas que enfrentan.

Al transportar el polen de una flor a otra, posibilitan la producción de frutas, frutos secos y semillas. En conjunto con otros polinizadores, como colibríes, mariposas y murciélagos, inciden en el 35 por ciento de la producción agrícola mundial, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

En 2021, el tema de la celebración es “Compromisos con las abejas: reconstruir mejor en beneficio de las abejas”; se busca promover la cooperación y solidaridad a nivel mundial para combatir las amenazas que desató la pandemia del Covid-19 para la seguridad alimentaria y los medios de vida agrícolas.

Las abejas están en riesgo por los efectos combinados del uso de pesticidas, la contaminación, la agricultura intensiva y el cambio climático, advierte la FAO.

Incluso, el estudio de la Universidad de Rochester señala que los ambientes que presentan un impacto mínimo, como el desierto, son ideales para tomarlos como línea base en el estudio de estos polinizadores, pues en otras áreas los impactos de las actividades humanas y del cambio climático aceleran su desaparición.

Si bien el desierto chihuahuense es seco y cálido, es el segundo con mayor diversidad en todo el planeta. En él viven 350 de las mil 500 especies de cactáceas conocidas del mundo, por ejemplo, y su biodiversidad nativa comprende 333 especies de aves, 23 de peces y 76 de anfibios y reptiles, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

La investigación, en la que participó el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (FWS, por sus siglas en inglés), se publicó en la revista científica “Journal of Hymenoptera Research”.