AL CUERPO HAY QUE EXIGIRLE…

Que se hacía en mi rancho cuando un chamaco salía flojo…se le exigía!!, cuando salía con ínfulas… se le exigía!!, cuando no quería estudiar… se le exigía!! cuando metía las patas, se le exigía!!

Y claro, todo a su tiempo, de chiquitillo había que cargarlo, amamantarlo y cubrirlo del frio. Ya caminando, a enseñarle pues, donde se meta y donde no se debía meter, acercarlo al fuego una vez, era suficiente para que aprendiera a no confiarse de él y si se cayó raspandose las rodillas, levantese y lávese… y a seguir caminando, si se rompió el hueso… al doctor para inmovilizarlo y darle el tiempo pa’ que sane y despues volver a ejercitarlo, el trabajo educa y las obligaciones también y si queria tener su propia parcela a trabajar pa’ que sepa como funciona y como se gana, mientras a trabajarle en la de su tata, que de ahí come.

La gente de ahora, sabe poco de las enfermedades y nada de su cuerpo, que sí tome vitaminas, que si no le de el sol, que sí llevelo al psicólogo pa’ que lo trate, mi niña, sí se vive de agallas, antes no había tiempo pa’ eso, pero sabíamos escuchar al cuerpo y las enfermedades las traíamos cuando ya nos queríamos ir, lo que falta hoy en día es FORTALEZA, esa que se hace andando, esa que lo hace a uno no depender de naiden, sí mi tata tomaba pues siempre entendí que era su elección y yo no tenía que hacer lo mismo, eduque a mis hijos pa´sentirme útil y trabajé hombro con hombro con mi viejo pa’ lo mismo y él día que él se me fue, no me caí, pa’ que sí vamos pal mismo lado?, la muerte en mi rancho siempre ha sido algo natural, un descanso pa’l alma y luego se alojan placidamente con uno, ya sin sufrir, la enfermedad en cambio es pa’ las almas tristes, porque cuando uno tiene agallas, al cuerpo se le exige y siempre responde, pero si Usted se siente débil, se ha salido de su cuerpo, recuperelo y sépalo guíar como a las mulas, que no llegan solas al rancho, no olvide darle de comer pero tampoco respetar su descanso, dele su espacio y cuidelo, pero también EXIJALE, porque es el movil de su espiritú y solo a él obedece y cada quien da lo que se espera de ellos, por eso antes no se preguntaba ¿crees poder?, se dicía:

Claro que puedes y san se acabo, sí espera que otro lo haga por Usted, pos’ ya está frita, el Dotor es pa’ las crisis pero el cuerpo se cura solo.

Nómas digame… si un chiquillo, que aún vive con Uste’ empieza a dar lata y patear puertas de berrinche o a encerrarse en una esquina… lo va Uste’ a dejar?? agarrelo con autorida y enseñele que con trabajo, el beneficio del mismo y algo de dulce en la vida, se consigue todo, que nadie lo hará por él y que se trabaja mejor en equipo, el día que esté preparado… como las Almas, se irá solo, preparado y sobretodo… contento, no le saque al trabajo, ni a la soledad, pues esa lo hace a Usted elige, cuanto quiere ganar, cuanto puede disfrutar y cuando sentarse a tomar un vaso de vino, porque si el Alma lo pide, al cuerpo se le exige y como los chamacos, se van a dormir en paz porque saben que él Padre se queda a cargo.

Por Ana Franco