¿ gustan un dulce ?

  • LOS CARAMELOS DE MI NIÑEZ

Hubo un tiempo, en que en la tienda de abarrotes de la colonia, te pesaban las cosas en básculas de balancín, te envolvían los productos en papel periódico, te vendían productos a granel en “cucuruchos” de papel y por supuesto, te daban el consabido “Pilón”!
Era una época diferente, donde al cliente se le regalaba un almanaque o calendario a fin de año y rifaban un “Arcón Navideño” entre sus clientes más asiduos… pero a mí, que entonces era un niño en edad escolar, recuerdo que en ocasiones, el tendero te regalaba un caramelo, un dulce de aquellos que tenían a granel en grandes tarros de cristal, a manera de vitroleros, dulces que en ocasiones, te los daban a manera de “cambio”, “vuelto”, “morralla”, “feria” o como sea que le llamen en tu localidad..
Recuerdo como nos brillaban los ojos al escuchar las tan ansiadas palabras: “no tengo cambio, te doy un dulce?” A lo cual sin miramientos aceptabamos con gusto y nos dábamos el lujo de escojer de entre la gran variedad de ellos que entonces habían: Mentas, corazones, elotitos, y así una gran variedad de formas, colores y sabores que hacían nuestras delicias! Eran dulces sin colorantes o saborizantes artificiales, hechos de caramelo macizo que duraban mucho en tu boca, dejándote un agradable sabor que aún a la fecha recuerdo con nostalgia… Ahora no solo los caramelos tienen sabores muy fuertes y ácidos, sus colorantes te dejan la lengua de colores tan diversos como el azul intenso o el verde brillante! Y que decir de la costumbre de darte un dulce en vez del cambio o vuelto por la compra realizada.. no qué va! Ahora con toda tranquilidad del mundo te piden que lo dones al famoso “redondeo”!
No sé si es por qué fue mi época… si la extraño solo por eso… o por qué en realidad fueron mejores tiempos…
Y tú… Recuerdas algún nombre de los dulces de caramelo de antaño? Cómo los llamaban en tu localidad?

Texto. Victor M. Lara (Letras del Alma)